“ Los elegantes años 50´s ”
Tras mucha búsqueda, los propietarios de esta vivienda encontraron un tesoro en un edificio de Madrid, con detalles de una arquitectura que nos recuerda a las Case Study Houses americanas. La premisa del proyecto es precisamente incorporar la esencia de esta época, algo en lo que coincidimos todos, tanto los propietarios como el estudio. Se nos presenta una nueva oportunidad de estudiar la reforma desde un punto de vista diferente. Partimos de una distribución laberíntica, muy fragmentada y que desaprovecha por completo la luz natural con la que cuenta la vivienda. Se tira todo para partir de cero, ya que las necesidades de los nuevos propietarios son otras y el programa que nos plantean permite espacios más amplios y luminosos. Observamos que hay una terraza desaprovechada, ya que se ubica en el extremo opuesto al acceso a la vivienda y su acceso se realiza a través un oscuro pasillo y de dos de sus habitaciones. El objeto del proyecto es convertir la terraza en protagonista, “introduciéndola” dentro de la vivienda, para que pueda formar parte de la vida cotidiana. Para ello proponemos un amplio corredor que comunica la zona del salón directamente con ella. Este corredor tiene un tratamiento especial, ya que cambia de pavimento y el falso techo se modula mediante lamas de madera. La luz natural por fin llega hasta el centro de la vivienda. En general, el proyecto se caracteriza por generar espacios limpios, comunicados entre sí de forma fluida, utilizando maderas nobles y volumetrías sencillas en blanco. En el hall revestimos una de las paredes con madera alistonada, de forma que quedan ocultos el acceso a la suite de invitados y puertas de armarios. El mismo panelado se introduce de forma continua en el salón, generando el frente completo de mobiliario que oculta la televisión. La suite de invitados, junto al acceso, cuenta con un vestidor y un baño, al que también le llega la luz natural gracias a una rasgadura completa en la pared tamizada por lamas horizontales de la misma madera que utilizamos en el cabecero de la cama. La cocina es amplia y cómoda, con una isla central a la que se le adosa una mesa para cuatro comensales. Las puertas de la misma, que permiten una circulación fluida, recuerdan a las puertas originales de la casa, de vaivén, con madera lacada en blanco y tiradores gruesos. En el nuevo diseño, se incorpora la madera en ellos y el vidrio armado. La suite principal también es muy cómoda en su uso. Puede aislarse tanto el baño como el vestidor de la zona de dormitorio, de forma que el uso cotidiano permite horarios diferentes. El baño incluye ducha y bañera, y los materiales protagonistas son el mármol negro, el gris en el suelo y el blanco. La iluminación de la vivienda busca continuamente las luces indirectas y acogedoras, cálidas, encendiendo lámparas puntuales, bajas, de pie o sobre mesa en función de las zonas que iluminar. El mobiliario y las lámparas acompañan en este objeto de recuperar la esencia de los 50´s y todas las piezas consiguen armonizar perfectamente con su entorno. ¿ Hemos conseguido recrear ese ambiente que asociamos a las Case Study ? Creemos que sí, ¿qué opináis ? Ficha de proyecto: Año: 2016 Superficie útil: 265 m2 aprox. Contratista: SIMSUM Fotografías: Álvaro de la Fuente y La Reina Obrera

Al continuar en este sitio, yo, La Reina Obrera - Arquitectura e Interiorismo, estoy de acuerdo con que el grupo Houzz pueda usar cookies y tecnnologías similares para mejorar sus servicios y productos, ofrecerme contenido relevante y personalizar mi experiencia. Saber más sobre la Política de Privacidad de La Reina Obrera - Arquitectura e Interiorismo y la Política de Privacidad de Houzz.